ENTREVISTA A SUÁREZ

TapaEn mi opinión Suárez no es una banda que los críticos hayan construido con sus halagos, tampoco es una banda que se haya construido a base de letras y melodías fácilmente digeribles y claro está, no fue ni es un producto del negocio de la música. Suárez es su propia creación, son el resultado de su autosatisfacción, de su búsqueda en la experimentación, de su originalidad al momento de hacer canciones.

Hicieron su camino por un costado del monopolio del rock Argentino de los noventa que ni bien notó la explosión mundial del rock independiente se apuró a fichar unas pocas bandas y a ignorar a todas las demás, entre ellas a Suárez.

Hoy, años después, la música de Suárez  perdura, ahora son otras generaciones las que  descubren la banda a través de la web, mientras que la agrupación muta y ve un futuro incierto. (G.Ch.)

bandaENTREVISTA A SUÁREZ por GERMÁN CHAPERO

GCh: Fueron una banda independiente que se hizo camino  autogestionandose durante los 90 y lo siguen siendo hoy. ¿Por qué mantienen esa decisión?

Rosario: Hoy en día, aquello que fue una manera de hacer lo que queríamos sin esperar nada de otro, de nadie que nos “eligiera”, se fue transformando en casi la única manera de hacer las cosas. Hoy por hoy nosotros sólo necesitamos de las ganas de tocar y de las ganas de los demás, de escucharnos. Mientras existan esas dos vías de energía, seguiremos juntándonos de vez en cuando a tocar y tal vez a armar temas nuevos, puestas nuevas. Yo llevo adelante varios proyectos, mi banda solista con un disco nuevo -Sector apagado-, Sué Mon Mont, con conciertos ya agendados para este año, y Los Mundos Posibles con Julián Perla. Todos los manejamos del mismo modo, así que para mí tener a Suárez en la agenda es un lujo que me puedo dar y que no me cuesta nada, al contrario, solo me da satisfacciones. En especial al ver la alegría y emoción que les provoca a quienes nos viene a ver.

Marcelo: No lo sé, no suelo pensar mucho en eso, pero si lo hago, porque alguien me lo pregunta, como en este caso, o porque por algún motivo surge el tema o algo me remite a él, lo que me viene a la cabeza, como un pensamiento, digamos, es que se trata de una decisión que tiene que ver con el hacer y manejar el tiempo de lo que se proyecta y lo que efectivamente se hace. En fin, a veces los caminos nos eligen y no siempre viceversa.

54268294_1977984749175383_7817051615017304064_nEn una nota contaban que al reencontrarse se sentían un poco como una pareja separada que se vuelve a juntar, luego de una serie de recitales, luego de una partida y una  incorporación ¿cómo definirían este momento?

Marcelo: De alegría, sí, es un momento de alegría atesorable.

Rosario: Es un momento insólito para mí. No sé realmente qué nos espera. El segundo encuentro, en Kónex, fue el que más pude imaginar antes, porque ya habíamos tocado y era en el mismo lugar, por lo tanto me resultó previsible, dentro de todo. Después de haber tocado ese límite, con la segunda parte del documental de Fernando Blanco ya estrenada, que era un poco nuestra última excusa, salimos disparados hacia otro lado, sin buscarlo. Ya no había nada de lo que agarrarse. Y sucedió lo que parece ser que era lo que tenía que pasar: un integrante cambió, algo que no me esperaba. Lo que sí pensaba que podía pasar era que no siguiéramos tocando más, eso sí era algo posible. Pero cuando Gonzalo Córdoba dijo que no estaba interesado en tocar más con nosotros, estuve muy atenta al deseo propio y al de los otros (Diego, Fabio, Marcelo: personas que respeto muchísimo y amo), y traté de no actuar como otras veces,  siguiendo cierto impulso destructivo, saliendo por la puerta más lejana, desarmando todo o dejando que se pierda lo valioso. Esta vez me puse firme conmigo misma, y escuché otras voces. Supe que mis compañeros de la banda, incluso los de las otras bandas en las que toco, y muchas amigas y amigos que nos escuchan sienten ganas de que hagamos conciertos de vez en cuando, de que nos mantengamos encendidos, compartiendo la misma escena con bandas que nos tienen aprecio y nos respetan. A nadie le parece un despropósito o algo absurdo. Entonces se abrió otro panorama, el de una vida después, pero una vida de verdad, solo somos una banda más y eso nos permite hacer lo que queramos. Quién determina lo que debe o no debe hacerse en cuanto a tocar, dejar, volver, cambiar un integrante, está lleno de ejemplos de todo tipo, cada camino es único, somos libres, podemos hacer cualquier cosa, vi claramente eso, y con esa fuerza hablé con mis compañeros y con Gustavo, quien enseguida supo también lo que quería y aceptó probar y ver qué pasaba.

Una pregunta para Gustavo Monsalvo: ¿Que te atrajo de Suárez?

GM: El primer disco que llego a mis manos fue “Horrible”, recuerdo que me descoloco totalmente, nunca había escuchado un disco que sonara de esa manera, me pareció maravilloso, fue un disco importante para mí y un grupo de amigos que en ese momento estábamos armando nuestras primeras bandas e intentos de discos. A partir de ahí fui buscando sus otros discos y me hice devoto de su música.

54255888_405943913300917_8558409093960695808_n¿Qué les parece que los  llamen banda de culto?

Rosario: Soy muy reacia a todas las etiquetas, no solo porque te encasillan, y la mayoría de las veces en algo impreciso, sino, y más que nada, porque generan muchos prejuicios. Supongo que en nuestro caso esta etiqueta está asociada al hecho de que no fuimos una banda masiva, se supone que nos conocía y seguía cierto número de gente. Pero eso también está asociado al hecho de ser yo una mujer y las bandas de rock lideradas por mujeres tenían y tienen menos visibilidad, otros factores son el tipo de canciones que tocamos, el tipo de instrumentistas que somos, y el no contar con un aparato de difusión ni publicidad pautada. Hoy solo depende de las redes, y en aquél entonces de los volantes repartidos a mano y de la buena voluntad de quienes nos quisieran pasar en alguna radio, alguna nota de vez en cuando y nada más. Todo eso influye, las personas que nos conocen y a quienes les interesa nuestra música son verdaderos curiosos que llegaron a nosotros por andar curioseando, por probar.

Marcelo: No me parece nada aunque el término puede conducir a elaboraciones que, al menos para mí, podrían resultar confusas o un poco extrañas. De culto puede parecer tantas cosas. Por un lado me gusta o, en todo caso, no me disgusta. Por otro, no creo que tenga que contraponerse necesariamente a masivo o más difundido. No es algo que uno decide, ser “de culto”, aunque no me molesta para nada.

¿Creen que las cosas les fueron más difíciles en los 90 en Argentina como banda, por no cumplir con el estereotipo de banda de rock que tiene un hombre al frente? 

Marcelo: No lo sé, a mí me gusta no cumplir con el estereotipo de banda de rock y me encanta que al frente tengamos a una mujer como Rosario.

Rosario: Si, absolutamente, hoy lo veo más que nunca. En ese entonces no llegaba a aceptarlo del todo, tal vez porque no quería  darme por vencida, pensaba que las canciones, que la música, podían encontrar su lugar a pesar de eso. Pero hoy lo veo muy determinante. Para las otras bandas creo que hasta había algo avergonzante: una mujer, y encima algo raro de esa mujer, porque yo nunca entré en ningún estereotipo, sin querer, porque soy así, y no sabían cómo leerme. Lo que tal vez les quedaba claro es que no servía mi presencia por ahí cerca, para sostener el imaginario de ninguna banda de tipos rockeros hedonistas.

53725118_2591006677641064_4527806067345719296_n¿Qué opinan de la ley de cupo femenino en los recitales?

Rosario: La ley de cupo para los festivales. Me parece muy bien. Hay momentos en que lo que no se da naturalmente debe ser forzado. Este es el momento. La visibilidad que otorgan los festivales masivos es importante y si es ley los organizadores de festivales van a tener que salir de su pecera y ver qué pasa allá afuera. Me encanta que ya empiecen a surgir festivales donde de movida la propuesta incluye como debe ser amplia grilla femenina y de bandas con integrantes mujeres. En la medida que eso suceda van a ir apareciendo mejores oportunidades genuinamente amigables.

Marcelo: no tengo una opinión formada… me suena rara la palabra “cupo” por ahí porque hay algo que se me escapa del tema pero me pregunto quién va a decidir lo del cupo si se aprueba ¿el mismo de Cosquín rock, por ejemplo? Con la cantidad maravillosa de mujeres que hay dando vueltas por ahí, geniales en algunos casos… que se yo, no quisiera abrir un debate sobre el tema, pero se puede debatir.

¿Qué ven en el futuro de Suárez?

Marcelo: Me gustaría seguir y seguir haciendo cosas, componiendo, grabando, tocando en vivo… eso.

Rosario: Veo un futuro incierto, como debe ser, todo es posible, tocar, sacar temas nuevos tal vez, quién dice grabar, o tocar con alguna puesta especial que todavía no imaginamos.

Fotos: Tapa y cuerpo de la nota Dafna Szleifer – Mosaico: Cecilia Biagini


SUÁREZ EN REDES: FACEBOOK


DISCOGRAFÍA
HORA DE NO VER (1994)



HORRIBLE (1995)



GALOPE (1996)



EXCURSIONES (1999)



 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s