CACHETADA DE COLORES – Parte 2

A principios de Diciembre pasado, fui invitado una noche al cuartel general de Barbie Factory en Solanas – un joven barrio alejado del ruido de Puerto Madryn. Cervezas y hamburguesas de por medio, 7/9 del grupo accedieron a responder amablemente algunas preguntas sobre su historia y arte. Abajo, la transcripción de la entrevista.

Esta noche, Barbie Factory comienza su 2018 compartiendo Cuervo – un excelente EP con nuevos sonidos y nuevos integrantes. Así, por momentos la conversación giró en torno a algunas de las flamantes canciones. Pronto habrá novedades sobre la versión digital del EP; mientras, podés mantenerte al tanto sobre el grupo en Facebook y Bandcamp (y en este mismo blog).


 

Estuve revisando el archivo en Facebook y el canal de YouTube…

Piojo (Ezequiel Canosa): Uh, cagamos. (risas) Cada cosa me voy a encontrar ahí. (risas)

Entonces, Barbie Factory –si no me equivoco; ustedes me corrigen– empezó a funcionar a principios de 2013 en La Plata, como cuarteto acústico, con Bárbara y Emiliano acompañados por un tal Guido y un tal Fefo. ¿Puede ser? ¿Es así?

Emiliano: Sí, es así.

P: Éste es Juan Google, boludo. (risas) Hay que charlar con Juan Google.

El Moura, Junio 2013 5
Barbie Factory circa Junio de 2013 tras un show en La Plata. Desde la izquierda: Federico Gallegos, Emiliano Bordenave, Bárbara Prósperi y Guido Mancini. Foto: Javier Quevedo.

Bueno – entonces el cuándo y el dónde y el cómo de la formación del grupo ya está. Ahora, lo que quiero saber es por qué armaron Barbie Factory.

E: En realidad, hay una parte chiquita, previa a eso, que no está en ningún lado, y la historia es que estábamos un día mi abuela en su casa de Gaiman con todos los nietos – una es Zoe…

P: 2012.

E: Verano de 2012 fue.

P: Verano de 2012, pero Diciembre.

E: Claro: Diciembre de 2012. Estaba Zoe, estaba el hermano de Zoe (Lautaro), estábamos nosotros tres, Barby, y los otros 6 nietos que no los conocés, y mi abuela. Y a Lauta lo llaman por teléfono para tocar en La Frontera con Música Para Ascensor. Y nos dice “che, ¿no se quieren tocar unos temas antes?” a mí y a Barby. Y yo digo “uh, ¡tocamos unos temas! ¡Le decimos al Piojo!”.

Joaquín: Yo ahí los conocí a ustedes.

E: “¿Y cómo les pongo?”, me dice Lauta. “¿‘Emi/Barbie/Piojo’?”. “No, malísimo”. Y Lauta dice “¡‘Barbie Factory’!”. “¡Ah, ja, ja – ‘Barbie Factory’!”. Quedó ‘Barbie Factory’. (risas)

P: Y listo.

E: Nos presentamos en La Frontera. Ella tocaba… ¿tocaste el piano, sí?

Bárbara: ¡No!

P: No, boludo; fue guitarra, batería y voz.

J: Sí – yo los fui a ver esa fecha.

E: Guitarra yo, voz Barby y yo un poco de voz también, y el Piojo bata. Eso fue.

J: Sí.

E: Nos volvimos a La Plata… Ya habíamos tocado, antes de venir para acá, con Fefo y Guido. Éramos nosotros tres, sin Barby; ella había tocado de invitada, hicimos unos temas… Fue. Volvimos…

B: “Nebulosa”.

E: “Nebulosa”, sí. Volvimos, y dijimos “che, ¿seguimos?”. “Sí, de una”. “Pasó esto en Madryn…”.

P: Ya 2013.

E: Claro… “Pasó esto en Madryn” –les conté todo esto– “así que estaría bueno que nos llamemos ‘Barbie Factory’”. Listo – y ahí ya viene lo que vos decías. Y ahí fue Barbie Factory allá, y ahí arrancamos con los temas…

J: Che, ¡hay videos de todo eso!

E: Claro. Y ahí salieron… con esa formación salieron temas nuevos ahí, como “El viejo”… No, como “El viejo” no…

B: “Babe bisquit”.

E: Como “Babe bisquit”, como “Viaje”…

B: “Sapo”.

E: No, “Sapo” tampoco.

B: No, “Sapo” no.

E: “Sapo” y “El viejo” vienen de Trapecio.

B: Mal.

¿“La bruja”?

E: Sí, “La bruja” lo hacíamos, pero ese no es nuestro…

B: No; “La bruja” es un popular mexicano.

 ¿“Olas”?

E: “Olas” también salió de ahí…

B: “Almuerzos”.

E: “Almuerzos”, que era de una banda que yo tenía hace un montón y lo pusimos ahí, y bueno – fueron saliendo. Así se inició allá.

P: Incluso compartimos una fecha.

E: Incluso compartimos… Él fue a La Plata…

P: Yo estaba de vacaciones, y salió una tocada… Y con ellos en… coso, en…

E: Pura vida.

P: Pura vida.

B: ¡Tocamos bastante ese año!

P: Con esa banda tocamos temas de Nososunder Birthday, y algunos de Barbie Factory.

¿Vos estabas viviendo allá?

E: No, no – había ido…

P: Yo ya estaba acá en 2012.

E: Ya te habías vuelto, claro.

P: Fui de vacaciones.

536978_205815272919865_176494718_n
Una de tres portadas del primer EP.

En Soundcloud sigue disponible el primer EP del grupo, y figura como que es de Marzo de 2013…

P: ¿Marzo de 2013?

E: Y sí: fue para el casamiento.

P: ¡Ah, está bien! Ahí va.

¿Se casaron ustedes?

E: Claro.

B: Fue el souvenir del casamiento.

P: Fue un regalo.

J: “¡Escúchenlo!

E: En realidad fue así: dijimos “¿qué hacemos de souvenir”, y dijimos “¡un disco! ¡Ya fue!”. Entonces agarramos y grabamos un tema mío (que era “Eskeleto” – que había escrito yo), un tema de ella…

¿“Una salida normal”?

P: No.

E: Un tema de ella, que era un tema de ella con su proyecto solista, que no está en ese disco… El que le gusta a Zoe.

Zoe: “Escribir”

E: “Escribir”… Un tema que hicimos juntos, que fue “Salida”… Y mi hermano, para su egreso, quería entrar con “Sapo”. No estaba grabado “Sapo”… y el quería entrar con ese tema. Así que lo grabamos, para que mi hermano entre con ese tema al egreso, entonces aprovechamos y lo metimos también en el disco del casamiento. O sea que estaba… Y aparte un tema que tocábamos en el piano juntos. Y, entonces, quedó eso en el casamiento y, cuando estábamos en la casa y no teníamos material (y no teníamos guita para grabar ni nada), dijimos “ya fue”: agarramos ese disco, sacamos el tema de ella sola, y dijimos “¡EP de Barbie Factory!”.

P: ¡De una! ¡Y está en el Bandcamp!

E: Está en el Bandcamp también. No era una truchada, pero fue como…

B: Era una truchada. (risas)

E: Y lo vendíamos… Ví el otro día una foto que lo vendíamos a $15.

P: Pero lo hicimos los tres, igual. ¡Re loco! Porque no estaba todavía la…

E: Claro… ¡No – medio que los armamos ahí!

P: Los armamos los tres.

E: Los armamos porque estaban con guitarra. Guitarra y voz – nada más. Todo lo que hay, aparte de guitarra y voz, lo armamos ahí con el Piojo.

P: Bueno, estaban las melos de los vientos, igual…

E: Sí, las melos estaban…

P: Las melos de “Sapo” estaban.

B: Hay cosas de “Sapo” que nunca las repetimos.

E: Él hizo las batas, las grabó todas él con la compu… Los vientos también… Y ahí nos quedó… De ese EP o lo que sea, “Eskeleto” lo volvimos a grabar en La Factoría, “Salida” también lo volvimos a grabar… Y nos quedó “Sapo”, que no lo grabamos…

P: Nos queda “Sapo”, que algún día…

E: ¡Que no lo grabamos ahora tampoco!

P: ¡Algún día lo grabaremos! ¡Algún día lo vamos a grabar de nuevo! (risas)

¡Pero al menos lo siguen tocando en vivo!

E: Sí, sí.

P: Sí.

E: Es como medio un hito en realidad de la banda, “Sapo”, porque es como… “Sapo”, no sé… ¡Es “Sapo”! (risas)

B: Y aparte, era un tema que él tenía con Trapecio, con Natalia Lucía –que es de La Plata– y que en la presentación lo pudo cantar.

E: Porque lo hacíamos con ella: lo cantaba ella y yo tocaba. Era un dúo que yo tocaba y ella cantaba.

¿Qué recuerdos tienen de la experiencia en general en La Plata?

P: Fue todo 2013.

E: Todo 2013.

B: Tocamos una banda. Tocamos en Buenos Aires también.

E: Tocamos en Buenos Aires. Estuvo re-bueno. La banda no tenía la estética de ahora – no tenía estética, digamos: era lo que tenía puesto uno… o se quería poner (risas).

B: Teníamos un percusionista que en realidad era baterista.

P: Guido, un amigo mutuo. Es un batero, tiene una banda que se llama Excidio, de grindcore. (risas) Todo otro palo, que nada que ver, pero un pibe con una cabeza tremenda.

E: Sí, alto músico. Aparte, tocaba en una banda de grindcore y ama el grindcore, y también amaba tocar con Barbie Factory…

B: O sea, imaginate lo que tocaba el cajón peruano. (risas)

P: “Cierto incierto” yo lo compuse en el 2011, porque había una gente que hacía videos…

B: M-LOGS.

P: Que se llamaban M-LOGS. Y estos pibes no eran del ambiente musical, entonces grababan a músicos, y los músicos tenían que recomendar a otro músico para que grabe. Si no me equivoco, la cadena fue que él grabó…

E: La cabeza de serie era Barby. Barby era cabeza de serie.

B: En realidad, era Diego.

E: No, eran ustedes: era Diego, vos, y la otra amiga que cantaba con la guitarra acústica “Brillo”. Eran ustedes tres.

P: Pero vos lo recomendaste a él.

B: Yo lo recomendé a Emi.

P: Emi grabó el video, y Emi me recomendó a mí.

B: Emi hizo “Viejo”.

E: Claro.

P: De hecho, es un dato que a mí me encanta cada tanto escucharlo, porque la versión de “Viejo” original no es el “Viejo” que tocamos nosotros que la voz de él parece estar relatando –con esa voz que tiene él de relato– de este personaje. La versión tocada con guitarra tiene melodía concreta que está buenísima… Y después de eso, él me recomienda a mí. Entonces los pibes me llaman, y yo armo este tema “Cierto incierto”, que toca él, y Guido toca el cajón. Que es amigo mío, que vivía en la pensión donde yo vivía. Y de ahí nos terminamos todos conociendo.

B: Ahí, el Piojo usaba sombrero.

P: Ahí usaba sombrero. (risas) Una especie de bombín.

De 2014 no encontré videos, publicaciones o fotos…

E: Porque la banda estuvo parada. Nosotros nos vinimos en el 2014 para acá; Barby estaba embarazada… Tocamos en la última Nososunder que hubo, con la formación más extraña… Barbie Factory yo siempre digo que es la banda que tuvo más formaciones en la historia de la música mundial. (risas) Tuvo como 10. En esa formación tocaba el Piojo la bata… Fue la primera fecha de Barbie Factory en Madryn después de esa vez nosotros tres. El Piojo tocaba la bata, Lautaro tocaba el teclado, yo cantaba y tocaba la viola, Rodwin tocaba el bajo…

Z:  Pará, pará – ¿Lautaro y Rodwin fueron parte real de Barbie Factory?

E: ¡Y, fue una fecha!

P: Tocaron todo el show.

E: Tocaron todo el show entero.

Z: ¡Pero eran invitados!

E: Pero digo: la banda se armó de vuelta, y salió así. No sé qué iba a pasar después.

B: O sea, de 2014 es la única fecha que hay*, o sea que eran Barbie Factory. (risas)

P: Barbie Factory esa fecha fue esos integrantes porque después ya está – pasamos a 2015, que es donde se instala: nosotros cuatro.

J: Fue en la Nososunder.

E: Claro – fue en la Nososunder, que fue con Juana ya nacida, o sea que fue después de Agosto. Todo 2014 no se tocó.

P: Sí, fue Octubre; Octubre o Noviembre.*

1798362_881568018543427_8332027202853424652_n
* Debe haber sido en la primera ‘Zombie Nite‘, de Octubre de 2014, pero Barbie Factory no figuraba en el afiche. El grupo sí se presentó en la ‘Noche Nososunder IX‘ -la última que hubo, como dijo Emiliano- pero eso fue en Enero de 2015. Habrá que consultar.

E: Esa fecha. Y después de ahí ya se pasó al Galpón. Al Piojo le decimos “che, la banda está buena; vamos a seguir”. Y decimos “o tocás la bata, o buscamos un batero y tocás el bajo”.

P: Y ahí yo me paso al bajo y llamamos a Joaco.

E: Ahí se incorpora Joaco…

P: Y ahí arrancamos.

E: …y ahí arrancamos.

P: Y ahí fue el encierro. Ese hueco fue el encierro, de preparar prácticamente La Factoría.

E: Escenografía, escenario…

P: Teníamos todo…

J: Pero no era La Factoría, tampoco.

E: ¡No, no! Era ese mundo. Era el mundo sin nombre.

P: Los 12, 13 temas; el encierro nuestro de…

E: De los temas del disco, claro.

J: Desde ese reci hubo escenografía, y nunca más no hubo.

P: Después empezamos a sumar gente, pero ahí se instaló.

E: Sí, ahí se instaló.

11698530_471893632978693_2645274730902025508_n
Ya en Puerto Madryn, el grupo se prepara para rockear El Galpón De La Escalera en Julio de 2015. Desde la izquierda: Joaquín Cerbán, Emiliano, Ezequiel Canosa y Bárbara Prósperi.

Yo la primera vez que oí la voz de Ezequiel fue en Abril de 2015, en una entrevista que te hicieron en una radio local, cuando vino Pablo Krantz…

J: Ese fue en el que tocamos los tres, ¿no?

E: Sí.

Y me acuerdo que también por primera vez ví el nombre de Joaquín cuando en el cine habían unos afiches del show – estaban ustedes acompañando a Pablo Krantz.

J: Pero decía “Pablo Krantz, Joaquín Cerbán/Eze Canosa” y decía “Barbie Factory” también. Tocó Barbie Factory. Pero yo no estaba todavía en Barbie Factory.

E: Sí, sí, estabas.

B: Sí, sí.

J: Pero no toqué. Eran ellos dos.

B: Yo ahora no me acuerdo, pero algo hubo.

J: Ya nos habíamos conocido.

P: Fue una decisión como estratégica.

E: Como que no daba que toquemos…

P: A Pablo ya lo habíamos traído como tres veces antes, siempre en formato acústico. Y esa vez, le propuse a él aprendernos 10 temas, más o menos, de Pablo, para que toque eléctrico, y Tobi quería que toque Barbie Factory. Pero nosotros, que ya estábamos instalados, por una cuestión de cruces musicales realmente no daba que abra Barbie Factory con esa estética y con esa polenta, por decir. Entonces tocaron ellos dos nada más.

E: Sí; de hecho, fue la única vez que tocamos solos.

P: Solos, solos.

E: Los temas de Barbie Factory, porque ya habíamos tocado los tuyos pero…

B: Sí, sí, sí.

E: Barbie Factory solos fue la única vez. Estuvo bueno igual.

P: Sí, estuvo bueno.

J: Es verdad, porque yo ya los había conocido – vos ya los habías llevado a la casa a ellos.

E: ¡Sí, sí! Habíamos charlado en el colchón del piso. ¡Ya estábamos ensayando!

P: Ya estábamos ensayando a pleno.

 

¿Qué encontraron los miembros fundacionales en el dúo Canosa/Cerbán, y qué encontró el dúo Canosa/Cerbán en los miembros fundacionales?

J: Yo no entendía nada cuando empecé a tocar. Nada, nada. Nunca había tocado un estilo así, y realmente eran muchos cambios todo el tiempo en todos los temas. Así posta, te lo juro: no entendía nada. A mí me re-flasheaba, porque en la primera fecha que hicieron en Madryn, que te hablamos hace un rato, yo los fui a ver a ellos, porque en realidad fui a ver a la otra banda (que eran mis amigos de adolescente), y en un momento el Piojo me pregunta a mí, que yo tenía… no sé, era re-pibe yo – no tocaba la bata…

E: Sos re-pibe, Joaco. (risas)

J: Pero el chabón me dice… Me viene a preguntar cosas de la bata, y que esto y que lo otro, y yo la re-flashee, como diciendo “uh, chabón – yo a vos te conozco, te tengo re-arriba en realidad; me estás preguntando a mí, nada que ver”… Después, él me hizo conocerlos a ellos…

P: Él ya tocaba conmigo igual.

J: Claro; ya nos conocíamos.

P: Él tocaba en mi banda. Previo a tocar con Barbie Factory, él estaba tocando conmigo los temas de Ya no soy lo que no fui.

J: Sí. Pero para mí fue re- flashero; me abrió la cabeza una bocha – nunca había hecho ese estilo, no conocía los temas, era algo re-diferente a todo lo que había escuchado, y… A mí, personalmente, sí, eso: me abrió la cabeza… Nada; después, qué ellos vieron de mí no sé, pero… Yo ví un montón. (risas)

P: Yo qué puedo decir… Para mí, particularmente Emi está re-chiflado – compone las canciones más locas que he tocado. Y cuando se fusiona con la compañera, olvidate… Lo que tiene igual Emi es que nos conocimos hace 14 años, somos amigos desde hace muchísimos años, y es re-loco porque todo el tiempo estuvimos cruzándonos y tocando juntos, todo, pero es el primer proyecto que logramos tener juntos. Tuvimos mismo profe de guitarra; en una muestra de ese profe de guitarra nos conocimos, completamente –  en el 2003, una cosa así… Y después, siempre estuvimos: que él me invitaba, que yo lo invitaba… Cuando yo tenía Project Sonne y él vino de vacaciones, hizo dos o tres shows conmigo, y cuando yo decidí que iba a La Plata, siempre estábamos en contacto. Y era muy loco que nunca concretábamos una banda… Y sucedió – finalmente. No sé responder concretamente a las palabras que usas en la pregunta –qué encontraron en el otro músico– fácilmente; son cosas que pasan por varios lados… Puede ser musicalmente, puede ser por la onda arriba del escenario, puede ser por el tipo de canciones que se componen, puede ser por la relación extra-banda… Corre por una variable bastante amplia – el estar compartiendo una banda, ensayos, situación creativa…

E: Yo un poco lo del Piojo, más o menos igual; iba a decir exactamente lo que te dijo, más o menos lo que te iba a decir, porque…

O sea, son la misma persona, digamos.

E: No, no, no, pero…

B: No. (risas)

P: No, no. (risas)

B: ¡No, no, no! Ni cerca.

E: Pero sí – para mí, cuando armamos de vuelta fijo acá, al primero que buscamos fue a él, digamos; de toque – “vamos a re-armar la banda; ¿te sumás?”. “”… Yo a Joaco no lo conocía, y…

J: Creo que él me recomendó a mí, porque ya me conocía.

E: Sí, claro.

P: Claro, porque ya tocabas.

E: Y yo había tocado… Yo había tenido solamente una banda, que es Tutuco

P: Que tocaron en Madryn.

E: ¡No!

P: Ah, no: tocó tu amigo…

E: Joel.

P: Joel… De invitado. Es verdad.

E: Me perdí… ¡Ah! De hecho tuve Tutuco, la única banda que había tenido hasta el momento, eléctrica y de bata… Yo no experimenté mucho – de hecho, experimenté dos bateros…

P: ¡Y de banda!

E: Claro: de banda de quilombo… Entonces, Joaco fue mi segunda experiencia realmente de compartir un batero, porque después siempre hacía… Tuve Trapecio, que era acústico; toqué con Barby que era acústico… Barbie Factory allá era acústico… Siempre iba por ese lado. Y la verdad que cuando nos empezamos a armar, era lo ideal, y…

J: Pero yo no entendía nada también, ¿entendés? O sea, él dice que era lo ideal, y… Para mí era algo totalmente nuevo. Pero creo que hubo una ida y vuelta de cosas que…

E: Por eso; también fuimos creciendo todos también, me parece, porque…

J: Funcionó.

E: Sí: fuimos creciendo todos. La banda nos fue llevando a… A ceder con el instrumento, también, y a saber escucharnos… Ahora, la verdad cuesta un poco más, somos 9 – se complica. Se puede, pero es más complicado que cuando eramos 4, obviamente.

J: Pero sigue pasando lo mismo que hace dos años, que él me sigue dando los mismos consejos y yo lo sigo escuchando, y a veces los tomás y a veces no… Pero eso pasaba en el primer ensayo y hoy sigue pasando.

13244804_584179461750109_7922273496506283897_n
Barbie Factory y el público de la Usina Cultural se agradecen mutuamente en Mayo de 2016. En el fondo: Bárbara, Octavio Villella, Emiliano, Iñaki Nuño y Joaquín. Abajo: Wes Borland Ezequiel. Foto: Federico Krowicki.

Bueno, después de varios conciertos como cuarteto en 2015, la formación empezó a ampliarse un poco: se incorporó Iñaki, se incorporó Octavio en guitarra y teclados…

E: Y bajo.

Claro, se iban intercambiando cada tanto instrumentos.

E: Claro, eso es algo que pasaba con Octavio que ahora no pasa, que era que había temas a dos guitarras, y ahora ya no hay más. Era “Eskeleto Pepo”, “Almuerzos”… Creo que esos dos.

Y yo la primera vez que los ví, Zoe participaba pero no en todo el show.

Z: No, yo era invitada en todos los recitales. (risas) En todos los recitales cantaba un solo tema.

P: ¡Como todos! Yo ya dije: no hay que invitar más a nadie. (risas)

E: ¡Es verdad, boludo! (risas)

P: Al toque, cada vez que invitamos a alguien, termina siendo integrante de la banda. (risas) O sea…

B: Zoe se quedaba en el escalón de…

E: De Kahlo. Subía, cantaba un tema, y volvía. (risa)

P: “Muñecas” es un tema que compuso ella… Y lo empezamos a tocar, a tocar, y es lo que dice Barby – subía, cantaba “Muñecas” y se bajaba. (risas)

E: Después se incorporó a la presentación del disco con los monólogos al principio y al final, y fue como una bomba: eso de los monólogos la verdad fue… Era épico.

J: Ahí ya éramos muchos más, igual.

E: Sí, sí – ahí ya estaba el Choko.

J: Estaba Octavio, Choko…

Zoe e Iñaki: ¿qué es lo que vieron en Barbie Factory? Vos Zoe por ahí tenés más trato con ellos porque son primos, pero Iñaki – ¿vos de dónde venías? ¿Tenías algún proyecto? ¿Qué te gustó de ellos?

P: Yo todavía no sé cómo es que él llega a la banda (risas), pero no importa; por ahí me entero ahora. (risas) Pero creo que tiene relación con Barby, más que nada.

B: Porque yo tocaba en La Vuelta de las Canciones, e hicimos una juntada, y Milena –que era mi compañera– lo invitó a…

E: Que Iñaki es la pareja de esa chica.

B: Y ahí descubrimos que tocaba el saxo; yo no sabía que tocaba el saxo.

P: Ahí está.

Iñaki: Si no me equivoco, fue en el año 2016, ¿no?

Algunos: No.

Otros: Sí.

E: Tocó en el Teatrazo – fines de 2015.

P: Fines de 2015. Estábamos grabando el disco.

I: Entrando en 2016 es que yo me incorporo bien. A fines de 2015 tuvimos una reunión. Barby y Mile, que es mi novia, compartían una banda que es de música infantil. Entonces… Ya veníamos viéndonos de reuniones así de cena o compartir alguna bebida. Y cuando voy a la casa de Barby y Emi, yo no lo conocía a Emi, pero bueno – en ese momento conversamos un poco, intercambiamos un poco de música y de bandas; y en un momento salta la pregunta de a qué me dedicaba, y ahí respondo y además le digo que tengo el saxo y lo tocaba.

B: Y ahí nos contaste en dónde tocabas.

I: Claro, y me parece que vos nos conocías – a Karta Blanka…

E: No, yo no conocía ni a Karta Blanka ni a La Vieja Deuda.

I: Todo lo que era musical lo hacía en Trelew. Yo tocaba en Karta Blanka y en La Vieja Deuda. Fueron las dos bandas así, digamos, pioneras… He tocado en otras bandas, y el género ska lo empecé ahí a… Me lo empezaron a inculcar en lo que es Karta Blanka y otra banda que se llama El Reino, y ahí empecé a tocar el saxo, porque yo previo tocaba la armónica; ya desde muy chico tocaba la armónica. Y bueno, cuando les comento todo esto a los chicos, salió la idea de invitarme a tocar algunos temas de su banda. Y ahí nomás me empezaron a mostrar videos, canciones… Hubo un día donde nos juntamos con Emi– bueno, vos también estabas, Barby y Piojo, y ahí me conocé el Piojo– en el cual hicimos un par de melodías para el saxo, y la idea fue agregar un viento a Barbie Factory… Pero eso creo que fue posterior – no lo sé.

B: Sí, sí, sí.

I: Fue posterior, porque creo que ensayamos un par de veces y vos en un momento –y ella también– me comentaron de que la idea era grabar también, que habían varios proyectos, y estaba muy bueno. Yo ya en ese momento conocía lo que era un ensayo, lo que eran los géneros. Me gustaba mucho la idea de fusionar el ska – siempre me gustó fusionar el ska. El ska para mí es, por decir, un dios. A mí me gusta mucho el género ese, pero fusionarlo es algo mucho mejor, y bueno – creo que se puede ver en los escenarios.

B: Lo de Iñaki es muy loco porque en realidad lo invitamos a tocar, y nadie sabía cómo tocaba.

J: No lo conocíamos.

E: ¡Nadie lo conocía! (risas) Yo lo conocí esa noche. No tenía idea si tocaba bien, si tocaba mal, qué tocaba, cómo tocaba, si era buena onda o no, o sea…

I: Eso fue algo que también a mí me dio mucha confianza por parte de los chicos, porque directamente cuando terminé de decir “toco el saxo”, saltó Emi diciendo “¿no querés tocar?”. Ni siquiera dijo “a ver, sácalo, toca algo” – no, dijo “¿no querés tocar?”. Entonces ya me… Es como cuando entrás a la casa de alguien, ya te reciben de una cierta forma. Yo estuve en otras bandas donde ya me probaban, no era que me decían “ey, ¿querés tocar?”; no. “Anda, vení, te vemos qué onda, y después te avisamos”.

B: Igual, también, hubo un intercambio de bandas. Digo… La música que escuchaba Iñaki…

I: ¡Claro, sí! También.

B: …que también era mucha fusión, fue como “bueno, vamos más o menos por el mismo palo”. No sé si tocás lo que escuchás, pero… Digo, en el gusto musical.

E: Y aparte Iñaki, no sé si fue por la banda o por todas sus bandas o por lo que estudia o por lo que sea pero, para mí, tuvo un crecimiento gigante.

I: Después se me abrieron varias puertas, y bueno… Ese año nos mudamos con Mile a un complejo acá en Barrio Sur… Y fueron varios cambios, porque yo en 2016 tuve un año además muy productivo en lo que es mi carrera, además de que también rendí un montón de materias y me fue muy bien. Incluso, a fines de… si no me equivoco, a fines de ese año presentábamos nuestro primer… Bah, el primer álbum.

B: Sí, sí, sí.

E: Sí, fue en el 2017. Sí, ahí.

I: Fue La Factoría. Para mí era algo muy…

E: Es más: fue casi un año exacto desde que entraste.

B: O sea: Iñaki grabó antes de tocar en vivo.

E: ¡No, no, no! Tocó en el Teatrazo.

I: Yo ya había tocado en vivo con la temática anterior de Barbie Factory.

E: No, tocó, tocó, tocó.

I: Para terminar –si no, los aburro– para mí fue un año muy productivo, y además fue un progreso gigante en el sentido del desarrollo musical mío. Así que, como dice Emi –que además fue un desarrollo para la banda– para mí es recíproco, porque yo aprendí un montonazo, y hoy en día sigo aprendiendo. Y va a pasar un año de que presentamos el álbum y vamos a presentar un EP nuevo – o sea, para mí es algo… Significa mucho, eso. Jamás me había pasado algo así, tan repentino; no terminás de descansar –en el buen sentido, obviamente– que ya estás presentando algo nuevo. Así que eso como que te llena un poco también el motor que tenemos adentro para seguir continuando.

15349621_674005836100804_2962604947986592165_n
El grupo en su taller de autopartes en Diciembre de 2016. Al fondo: Octavio, Joaquín, Emiliano, Ezequiel, Bárbara e Iñaki. Abajo: Zoe Ríos, la benjamina del grupo. Foto: Federico Krowicki.

¿Zoe? ¿Vos qué recuerdos? ¿Qué te gusta de la banda?

Z: Yo te iba a contar cómo entré a la banda. Mi hermano me estaba cuidando, y me dijo “che, quiero ir a jugar un partido a la playa, al fútbol”, y le digo “bueno, vamos, te acompaño”. Y yo estaba aburrida, sentada, con mi libretita y mi lapicera, y ahí empecé a escribir una canción, ¿viste? Y la escribí, la escribí, la terminé, me metí al mar, se me mojó la letra (risas), la pasé y, a los meses más o menos, Barbie Factory tocaba en Kahlo. Yo los fui a ver –fan, siempre; los amaba– y los escuché y, cuando terminó el recital, me senté en el cordoncito que está ahí en Kahlo afuera, y llamé a Emi y a Barby y les dije “che, escribí una canción y creo que tiene la onda de Barbie Factory”. Y me dicen “bueno, ¿a ver?”…

E: Cantaste un pedacito, ¿no?

Z: …y les canté un pedacito. Y Emi dijo “¡no – tremendo!”…

E: Sí; me acuerdo cuando canto eso, dije “¡no – esto es un temazo!”.

Z: …y yo le dije “bueno, pero el estribillo no sé si te va a gustar”. Y Emi dice “bueno, bueno, ¿a ver?”. Y le encantó – entonces, ahí me empezaron a invitar a cantar ese tema…

¿Que era “Muñecas”?

Z: …que era “Muñecas”, y después…

E: Y lo armamos para el Teatrazo.

Z: O sea, le faltaba todo, todo…

E: Era… Le faltaba todo – era eso: letra y melodía, solamente.

B: O sea, siempre fue la misma melodía – no era algo… No varió nunca.

E: ¡Sí, sí, sí! Como la cantó esa vez es lo que canta ahora. Ahora por ahí le pone más expresión, más…

Z: Tenía 13. (risas)

E: De hecho, hasta el estribillo, todo lo que es estrofa es como hablado – no tiene mucha melodía. “To ti ta, ta ta ta – ti ta, ti ta ta” – todo así.

B: No le modificamos nada. Suele pasar que… bueno, cuando uno compone sin tener idea de armonía, bueno…

E: No, no: quedó así.

B: Quedó así – exactamente igual.

E: Sí. Ahora lo hacemos mierda al tema. (risas) Cambio bocha la…

P: ¡Lo hacemos mierda!

E: ¡Lo hacemos mierda!

B: Eso significa que lo estás haciendo mejor de lo que era para vos. Eso es ‘hacerlo mierda’. ¡Para uno!

P: Yo si pienso un tema de otro y le digo “si yo agarro este tema, te lo hago mierda”… Pero tiene que ver con la lectura que uno hace, y que posiblemente tenga la connotación negativa de que el propio compositor, cuando lo escuche, diga “no tiene nada que ver con lo que yo quería, pero bueno”. (risas)

Z: Igual, “Muñecas” está hecho mierda con respecto a la música, porque la melodía y todo es lo mismo.

P: Igual, sí manejamos un término que a mí me encanta que es ‘factorizar’ lo que aparece. No escribimos para nada en ningún lado ni los 10 testamentos ni el manifiesto de cómo debe ser la música de Barbie Factory pero, inconscientemente, manejamos ciertas estéticas donde… Donde si quisiéramos hacer un cover o un tema… O incluso a veces un tema que llega a la banda por integrantes de la banda, va a terminar ‘factorizado’. Incluso, tal vez, me animo a decir que “Almohada” es un tema poco ‘factorizado’.

B: Es el único tema que no…

P: Que no hubo… que no tuvimos el tiempo, tal vez, de ‘factorizar’.

B: No, pero porque cayó de…

E: Así como lo tocó Octa con la guitarra, él lo siguió tocando así y nosotros nos incorporamos arriba.

P: Nos incorporamos arriba.

E: Y él seguía haciendo exactamente lo mismo que… Fue así. No cortamos en un momento y metimos un reggaetón, o le metimos en un momento un ska, o le metimos una parte con un ritmo fusionado: así como lo tocó…

15542018_684178058416915_6695121423046972588_n
Barbie Factory promocionando La Factoría el 20 de Diciembre de 2016 – el día de su lanzamiento. Parados: Valentín Sayhueque, Octavio, Emiliano, Iñaki y Joaquín. Agachados: Ezequiel y Bárbara.

El año pasado también se sumó Valentín, ¿no?

Valentín: En 2016, sí. Sí, con Iñaki.

I: Claro, conmigo.

E: Claro; pasa que él se suma con Iñaki, que toca en el Teatrazo…

P: Pero al toque se va.

E: Y al toque se va.

P: Él se fue a estudiar…

V: Me fui ahí en Marzo, por ahí.

P: Y venía… Cuando podía venir a un recital, venía.

E: Y tocaba.

P: Por eso parecía que no se fue nunca. (risas) De la banda, claro.

E: Porque en realidad tocaba casi siempre. Tocaba casi siempre.

B: No ensayaba.

E: Choko no necesita ensayar. (risas)

J: Era otro fanático más, también.

V: Yo lo conocí a Joaquín hace muchos años ya, y lo fui a ver al Galpón, la primera vez que tocaron los cuatro. Y ahí sí, flashee re-zarpado – estuvo re-bueno.

P: ¿A quién?

V: A ustedes cuatro.

P: Qué garrón. (risas)

B: Lo fue a ver a Joaco, igual.

P: ¿Eh?

E: Lo fue a ver a Joaco.

P: ¡Ah, claro! (risas)

V: Y nada: después, me… Emi le dijo a Joaco, Joaco me dijo a mí, fui a probar, y…

P: Siempre – todo es por contacto. (risas)

A mí me gusta mucho… Me encanta el solo cuando tocan en “Helectrolux” – casi al final, que hacen un solo durante un par de minutos… Uno no se da cuenta al final si son 30 segundos o 2 minutos o más pero…

J: Yo tampoco. (risas)

Es como que se convierte en otra canción aparte.

E: Sí, sí, sí – completamente sacada de contexto.

Bueno, “Helectrolux” es mi segunda canción favorita de la banda; no sé si la compuso Bárbara o quién… ¿La compusiste vos?

B: (asiente con la cabeza)

Y la última vez que los ví tocar, que fue en Octubre, me gustó mucho cuando cambiaron la onda de…

P: Del solo.

V: Sí – es que ya nos habíamos cansado.

J: Nos cansamos.

V: Ya nos habíamos cansado de hacer lo mismo.

¿Esas variaciones en esta canción o en otras son decisiones de todo el grupo, o es que ustedes cayeron un día…?

V: Justo esa parte… Sí, creo que fue una decisión de… “che, hagan un solo” o algo así en un ensayo.

J: Sí.

B: ¿Ah, sí?

E: La verdad que no me acuerdo.

B: No, yo tampoco.

V: Yo tampoco. Calculo que habrá sido así.

P: No, pero lo manejan… Sí lo manejan ellos – el bloque ese…

E: Sí, lo manejan ellos a su gusto; aparte, las dos cosas que hicieron estuvieron tremendas las dos – no fue… Por lo menos en las dos, nadie dijo “che, no, pará, esto por ahí podríamos…”.

P: “Esto es una cagada”.

E: Las dos estuvieron tremendas, y se quedaron las dos.

J: El tema de cambiarlo ahora fue por gusto y por manija y por “che, ya estamos aburridos, queremos hacer otra cosa mejor”, y nada más. Después, sí es cierto lo que ellos dicen: que lo hacemos nosotros como queremos. Pero, no me acuerdo en el momento exacto en que se vio si él me acompañaba o algo, y de repente surgió “che, no, hagan algo solos y listo”.

E: Sí, ¿sabés que no me acuerdo?

I: Sí, yo en mis primeros tres ensayos que yo tuve, ahí empezaron a hacer eso solos.

V: Me acuerdo sí cuando lo hicimos, la primera vez que nos juntamos en la casa de él.

¿Ustedes se juntan también a practicar entre ustedes?

V: Claro, eso te iba a decir.

J: Si nos juntamos.

P: Igual que los vientos.

E: Igual que los vientos.

P: Igual que los vientos, también. Los vientos, si… Si existiera la posibilidad, los vientos serían un gremio aparte en el mundo musical. (risas) O sea, son… Son así: una especie de gente extraña que se conoce y…

I: Somos elfos. (risas) Somos elfos.

P: Claro, sí, sí; manejan sus códigos… Es re loco.

J: Lo que sí nos pasó –por ejemplo, a mí– que cada vez estás haciendo cosas que tienen que ver más con el tema, o cada vez estás usando más instrumentos… Ponernos a pensar entre los dos, escuchando, qué necesita la canción, y qué yo voy a hacer, qué no, y qué vas a hacer vos, y qué no vas a hacer vos. Eso, igual, hoy nos sigue llevando mucho tiempo y lo seguimos trabajando, pero bueno – es cuestión de laburar entre los dos juntos y ver qué hace cada uno, qué partes… Qué no hace, y…

V: Lo bueno es que nos conocimos así, tocando percusión…

J: Pero somos los dos altos manijas: los dos queremos hacer cosas todo el tiempo.

V: Y nada, ya… Está re-piola tocar tantos años, porque ya nos miramos y sabemos qué hacer.

J: Sí, mal, eso es re-flashero. Posta que… Ahora estamos tocando en vivo, y tengo por ahí los platos tan cerca de él, que jodiendo le toco su plato a propósito –o él el mío– y a veces sin querer hacemos cosas… (risas) ¡Pero iguales! Exactamente pensamos lo mismo… (risas) Y pasa en los ensayos, y pasa todo el tiempo, y… Nada; eso es… Conexión. Que pensamos… Por ahí en momentos pensamos exactamente lo mismo, y hacemos lo mismo, y nos miramos y… “¡Chabón, nunca hicimos esto antes!”.

24058810_1685784774806339_8425563777899259170_n
El grupo actual en Noviembre de 2017. Desde la izquierda: Iñaki, Facundo Catrimán, Ezequiel, Bárbara, Joaquín, Emiliano, Federico Bermúdez, Zoe y Valentín. Foto: Federico Krowicki.

Es increíble lo que mutó el grupo en tan poco tiempo… Pensaba: los Barbie Factory modelo 2013 –que todavía están para ver en YouTube– tocan sentados melodías tranquilas con guitarras criollas y cajón peruano. Los Barbie Factory modelo 2017 yo los pienso como un can cerbero de 9 cabezas (risas) que aniquila a sus enemigos a base de punk, cumbia, ska y etc., etc. El maquillaje, el vestuario y la escenografía también fue variando. ¿Todos esos cambios en la música o en la estética son cosas intencionales? ¿Dicen “che, vamos a cambiar esto”? ¿O están muy podridos con el mundo de hoy, y por ahí tienen mucha bronca, y eso se filtra inconscientemente en el arte del grupo?

Todos: No.

P: No. Hay una parte que… Hay una parte que para mí tiene que ver meramente con el arte – que se cruza entre la capacidad de los artistas de proponer ciertas ficciones que tienen reflejos con la realidad, y que no sabés si quieren crear ficciones o ciertas lecturas de la realidad que no son necesariamente ficciones: que no existen en ningún lugar. Ninguno de nosotros está podrido de la realidad – es inevitable: vivimos en este mundo, y somos consecuencia de este mundo y el presente que se está viviendo. En base a eso uno trabaja desde donde quiera: desde tanto crear la historia de un esqueleto a crear lo que vas a escuchar en Enero. Sí yo noto que hemos ido mutando un montón nuestros mensajes, o hemos estado tácitamente atentos a otro tipo de cosas, pero no por una cuestión negativa – o sea, no… Yo personalmente también no encaro el arte como una cuestión negativa, sino como una cuestión de lecturas y de propuesta. Y si ahí entra algo negativo como diciendo “lo que veo es una mierda”, no tiene relación concreta sino con lo que estoy viviendo…

B: Con hacerte ver.

P: Claro; sino con hacer una propuesta: “¡Che, mirá que esto está mal!”. Desde ese lugar. No con el lugar de decir “esto es una mierda, no me gusta más” – no desde ahí. Sí cae en la banda esta versión post-apocalíptica que nos atrae mucho desde la estética y… Tal vez después de La Factoría empezamos a encontrar estéticamente, y se fue mezclando con las letras y con la música, una visión de un mundo que parece ser… Ni mejor ni peor, pero sí como destruido, como que algo pasó – heavy… Pero al mismo tiempo el mensaje es “reconstruir”, o sea… La Factoría es un lugar donde hay personajes, donde hay música, donde de esos desechos nacieron cosas nuevas, donde desde esos desechos se intenta inventar un lenguaje, palabras – que a veces se complica, y de ahí sale “De la galera”, que no tiene lenguaje convencional y sin embargo funciona como música… No desde el lado del escepticismo o de la negatividad – ni siquiera desde el nihilismo: “me quedó acá, total nada sirve de lo que yo haga y todo va a seguir igual”. No desde ese lugar. Para nada.

B: Ni quedarnos con la protesta; o sea…

P: No, no; y tampoco lo contestatario concreto.

B: Si sale algo, no nos vamos a casar con nada. O sea: la banda tiene que funcionar, y las letras son buenas – variantes de cosas. No nos vamos a encasillar nunca con nada.

P: Y después sí a mí me gustan cosas como… “Eskeleto Pepo”: ¡no es nada! Es la historia de un esqueleto; ¡no me hinchen las pelotas! (risas) ¿Entendés? ¡Listo! No hay más lectura que hacer ahí. “Helectrolux”: ¡es la historia de una heladera, boludo! ¡No me rompan las bolas! (risas) No hay lectura ni post-capitalista, ni pseudo-capitalista, ni nada. O sea, porque… Son las ventajas que da hacer lo que hacemos… Que podemos escribir lo que queremos, y después podemos escribir “Suburbio” y podemos escribir “Vos lo sabés”.

B: Claro. En “Vos lo sabés” sí: invita a esto de “vení, divertite y alejate de todo esto otro, pero a la vez date cuenta que está pasando todo esto otro”… Pero hasta ahí nomás.

E: “Suburbio” y “Vos lo sabés”, que son los temas más nuevos de los que estuvimos tocando (y uno de los otros temas de los que van a salir), por ahí van más o menos encaminados por otro mambo en cuanto a las letras – un poco lo que decían ellos dos. ¡Porque salió! Y, como decía recién Barby, lo de no encasillarse: yo no sé si el disco que viene va a ser todo así, ¿entendés?, diciendo cosas concretas… Tampoco creo que se va a perder que existan los personajes y que haya canciones sobre ciertos personajes – canciones no absurdas, pero que hablen de eso y ya.

P: Perdón, me quedo con los personajes antes de que sigas, porque amigos me han preguntado “bueno, pero ¿de quién hablan en “Eskeleto Pepo”?”.

E: ¡Claro, de una!

P: Porque está la alegoría, o la metáfora…

E: “¡Del Eskeleto Pepo!”. (risas)

P: “¡Nada! ¡Hablamos del Eskeleto Pepo”; o sea: Eskeleto Pepo es alguien ficticio, no existe… O sea: “boludo, no existe un esqueleto caminando por la calle, a ver…”. “No, bueno, pero tiene una relación…”. (risas) “No, no tiene relación con nadie: ¡es un esqueleto, y listo!”. (risas)

B: Bueno, te cuento una que me pasó esta semana con “Eskeleto”. Les digo a los chicos… Hicieron todo bien, porque hicimos unos ensayos, y les digo “bueno, les voy a mostrar algo”. Les muestro un video del “Eskeleto Pepo” – un en vivo que hicimos en una fecha hace un montón… Y a una nena la escucho que la está cantando. Termina el tema, y le digo “che, ¿y vos?”; y la escuchaba a la nena, y cantaba con la compañera y hablaba “no, porque mi papá, porque no sé qué”. Y que ella tiene el disco, y que lo ponía en la casa porque el papá tiene el disco.

P: ¡De una!

B: A mí me pasó con el “Eskeleto Pepo” y “Salida normal”, que en el jardín yo las re-contra uso; o sea… ¡A los pibes les re-contra cabe el “Eskeleto Pepo”! ¡Mal!

J: Sí, mal. A mí me pasa con mis sobrinos también. Hay canciones que a los nenes les encantan. ¡Mal!

B: “De la galera”. ¡Les encanta! Y terminé descubriendo que es porque no tiene un lenguaje; o sea… No, no… Es algo inventado.

O sea, la puede entender y cantar cualquiera… O sea, ni siquiera es que hay que entender algo.

B: Y creo que eso les atrae un montón. Y con el “Eskeleto Pepo” flasheé.

E: No, y diciendo lo que dijo el Piojo – hay un tema que lo tocamos creo que solamente en el primer Galpón, en el 2015, que se llama “Chacarera de la vendetta”, que es lo mismo: habla de un chabón que le roban la bicicleta, y la busca y lo caga a pedos al chabón que se la robó. Se llama Francisco, y lo mismo: “che, pero ¿quién es Francisco?”. (risas) “Pero, ¿qué: le pasó a alguien que ustedes conocen y la hicieron?”. Es como que siempre las letras de las canciones tienen que hablar de algo, ¿viste?

B: “Ay, chicos, ¡tengan cuidado! ¡Está el Papa!”. (risas)

E: Le pasó a la mamá y lo traslada a la letra. O sea, es como que nadie puede flashear ni hablar de algo muy distinto.

I: Ocurre por la necesidad de la persona de entenderlo.

P: Tiene que ver con lo traducible, y ahí es donde a mí me parece un laburo que está bueno en Barbie Factory y que es interesante seguir indagando en lo musical, porque… No solo se necesita de lo vacío en contenido para poder bailar o moverse o disfrutar de un show. ¿Por qué voy a esto? Porque pareciera que si tenés una letra de equis connotación, no lo vas a poder bailar. Obviamente no es el caso de bandas como Ska-P, ¿no?, donde toda la gente está haciendo pogo, y Ska-P se encarga concretamente y contestatariamente de ser comunistas, anti-católicos, anti-capitalistas y anti- todo lo que puedan ser ‘anti-‘, no importa si son cuestionables o no… Pero de repente tenés un tema como “Vos lo sabés”, que tiene un mensaje mucho más concreto, pero es un tema que invita igual a la diversión y a poder pasar un buen momento en lo que dura la canción y, si te gusta bailar, podés bailar… Y después tenés un tema como “Eskeleto” que podés bailar, etc., pero te ofrece una historia ficticia.

B: Yo lo que pienso es que si uno quiere ser contestatario a lo que sea, es muy hipócrita si uno no vive eso fuera de lo que son las canciones.

P: Sí – o no lleva acciones que sean concretas con ese mensaje.

B: Claro, y es lo que Emi me planteaba, que tiene razón. Me dice “pero si vos nunca hiciste un piquete, no podés hablar de eso”; si vos no vas a todas las marchas de no sé qué cosa, no podés hablar… Es muy hipócrita de nuestra parte – sobre todo porque somos 9 personas; o sea, yo no voy a tener una ideología de algo y ponerlo en mis letras, si los demás capaz que piensan otra cosa. Entonces, creo que es mucho más fácil hablar de un Eskeleto Pepo… Para mí. Pero a la vez…

E: A mí no me sale ya escribir de algo que no comparto o que no es mi metodología de vida a seguir por ese carril. Pero…

J: Pero podés tener un flash…

E: ¡No, obviamente! Como “Vos lo sabés”, que tiene… Ya te digo… Yo no puedo hacer una letra como Las Manos De Filippi y salir a cantarla, porque no lo vivo y no lo hago, ¿entendés?

B: Claro. Exactamente.

E: Quizás esos tipos no lo hacen, tampoco. No importa.

P: No, claro. Las Manos De Filippi son contra todo, y yo hoy estaba pensando en esto. O sea, no… Desde que los conozco, y los gobiernos que viví desde que conozco a ellos, por ejemplo, ¡siempre los critican! O sea…

E: A todos critican.

B: A todos. Claro.

E: Son anti-gobierno: al que esté de turno le dan.

P: Y les chupa un huevo todo. Los critican como a Calle 13; o sea… Como a René, que lo dice él: “la ultra-derecha me odia y la ultra-izquierda también”. O sea…

B: “Cuando la tiranía es ley, la revolución es orden”.

P: Claro. “Ya fue – ¡a la mierda!”. Y ellos sostienen ese discurso, y le irá como le irá a cada caso, ¿no? Yo sí sostengo, que es algo que a mí me gusta rescatar, que a mí no me interesa trabajar en entretenimiento desde el vacío – que es lo que viene pasando en los últimos 15 años, 20 años, que el entretenimiento es meramente entretenimiento, y no ofrece nada y no deja nada. No estoy de acuerdo con que la música se haya convertido en un programa de televisión; no me gusta para nada. De hecho, la música en los últimos 15, 20 años se ha desvalorizado dentro de las ramas de las artes. Se ha llevado en el mundo comercial a la música a un lugar donde es un entretenimiento barato, y ya nadie propone nada; o sea… De hecho, es lo que noto de la gente grande: “no, la música ya no es lo que era en los ’80s, en los ‘70s”. En realidad, la música es mejor, por suerte, que en los ‘70s y en los ‘80s, y si querés nos sentamos a discutir 30 horas y te explico por qué es mejor… Pero sí entiendo que lo que sucede es que la música era realmente parte de las Bellas Artes. La música total, ¿eh? No es que cualquier cosa; la música total… En los últimos años no: pasó a ser un entretenimiento más, como era Tinelli en la tele, y listo, chau – pasa de largo, la consumo de largo, no me deja nada, no me dice nada, si yo la paso bien ya está, me chupa un huevo, listo. Y yo creo que la música es un lugar donde se puede seguir proponiendo, y donde uno se puede divertir, donde uno la puede pasar bien, donde uno puede consumir cosas con contenido… Nada – por cuestiones de comercio, lo que sea, ha pasado a otro plano hace muchos, donde el sostén ha pasado a ser otro. O sea, hay bandas como Pearl Jam que todavía hoy en día no usan ni luces, ni LEDs, ni pantallas, ni nada, y te dan un show para 50.000 personas y la rompen. Y eso es porque hay un ancla antes que los siguen sosteniendo y los siguen sosteniendo y sirve. Eso es lo que a mí me interesa: poder tocar “Eskeleto Pepo”, “Salida normal”, “Vos lo sabés”, “Suburbio”, “Cuervo” (cuando lo toquemos); ir pasando… Ir dando en un show en vivo esas opciones.

B: Y aparte es muy interesante… Bueno, no vamos a meternos en “Cuervo”, pero – esto de poder proyectar como en un personaje, que es lo que decían que puede llegar a generar el Eskeleto Pepo que en realidad no (porque no genera nada: es el Eskeleto Pepo); pero esto de poder situarse en un personaje y que… No sé, que se viva situaciones o que diga cosas del ahora y del hoy pero, en realidad, nada: es un cuervo, o es un pájaro, o es lo que sea. No hablar de una persona en sí.

E: Sí, es muy loco porque en “Cuervo” también hay una descripción de alguien, en realidad.

P: Sí, sí, sí.

E: Es una descripción de alguien, pero de otra manera.

P: Es mucho más concreta en la descripción, sí.

B: O no de una persona: de un algo, de un todo, de un…

I: Sí; o puede también denominar cierta conducta de algunas personas…

B: Sí, sí, sí.

I: Bah, eso lo pienso yo cuando escucho “Cuervo”… Bah, cuando escucho que lo estamos haciendo, ¿no? Yo creo igual que… Lo que es canciones de Barbie Factory pueden hablar también mucho sobre la realidad, pero también ocurre estas cosas de los personajes como Eskeleto o el Viejo que no creo que estén para nada mal – siempre es necesario algo… Creo yo, algo ficticio. Siempre, porque también somos seres que ven más allá de la realidad… En sí, cuando uno tiene una idea, cuando está en un momento de inspiración –bah, yo lo llamo inspiración; capaz que ahora otra persona lo llama diferente– es como que todo el conocimiento y el contenido para, por ejemplo componer un tema, viene de la mente, que ya la mente es algo como… Como intangible. Yo creo que de ahí también hay algo ficticio.


Barbie Factory presenta Cuervo en las siguientes fechas:

  • Sábado 6, en La Puerta (Puerto Pirámides). Abre el concierto Natalia Lucía.
    Más información sobre el evento aquí.
  • Sábado 13, en Kahlo Bar (Puerto Madryn).
    Más información sobre el evento aquí.
  • Domingo 14, abriendo el ‘XII Teatrazo’, en El Galpón de la Escalera (Puerto Madryn).
    Más información sobre el evento aquí.

26239486_875936309241088_76615843979675483_n

Apéndice (Sobre Čvrge)

Tras finalizar la conversación, y durante la cena, una cosa fue llevando a la otra e Iñaki comentó que el noneto tiene amigos/fans en Europa gracias a Danijel Zveky Panić – cantante y trombonista de Čvrge (un grupo serbio de ska-punk). Danijel es amigo a distancia de Iñaki, comparte su adoración por el ska, y el año pasado mencionó a Barbie Factory en una entrevista en Serbia.

Por supuesto, esto ameritaba un segundo encuentro con el Dr. Rakija, que ocurrió en un bar durante la madrugada del Domingo siguiente al primero. No obstante, el saxofonista pudo articular algunas palabras sobre por qué siente una conexión entre sus grupos. En el siguiente link podemos leer algo de lo que contó Iñaki y una breve biografía de Čvrge (que en español significa ‘golpe en la cabeza’): Apéndice (Sobre Čvrge)

Seba Pratesi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s